top of page

Entrenamiento barefoot: beneficios y desventajas

Si alguna vez te has preguntado sobre los beneficios de entrenar descalzos, sin zapatillas, y sientes curiosidad... ¡vamos a hablar de ello! 😊



En este post te brindo mi opinión como atleta y fisioterapeuta sobre el entrenamiento descalzo o con calzado minimalista. Te ofrezco la información que yo tengo para que tú puedas decidir si te conviene o no probar esta manera de entrenar.


BENEFICIOS DE ENTRENAR BAREFOOT

Sin duda, moverte sin calzado en general te ayudará a recuperar la movilidad de los pies. Y es que pasamos largas horas con un calzado u otro y limitamos la capacidad de movimiento de la musculatura plantar. Al fin y al cabo, darles movilidad significa exigir al pie que trabajen tal como están diseñados. Al estar sin calzado, aportamos al pie de nuevos estímulos que nos beneficiosos no solo para el pie, si no también para el resto del cuerpo. Ya sabes que en la anatomía humana todo está conectado.


Además, entrenando descalzos recuperamos la propiocepción de los pies, la sensibilidad y la capacidad de sentir el suelo y aquello que tocamos con los pies. Los pies tienen tantas (o más)terminaciones nerviosas que las manos, y si no las utilizamos, las anestesiamos. No olvidemos que con la edad perdemos esta sensibilidad, así que cuanto más lo trabajemos, más tardaremos en perderla.


La propiocepción del pie también nos aporta información sobre la carga de nuestro peso y la postura. Si siempre nos movemos con calzado que modifica la carga y perdemos la propiocepción y la conciencia de esta carga, es posible que nuestra postura se vea afectada y, con ello, vayamos perdiendo funcionalidades vinculadas a ello.


Entrenando sin zapatillas recuperamos la fuerza de nuestros pies, utilizando la musculatura del arco plantar. Y esto nos ayudará a mejorar la capacidad de nuestro suelo pélvico, estabilidad de la cadera y, cómo no, la estabilidad de nuestro tronco. Nuestros pies son nuestro anclaje al suelo, y como seres humanos que caminan con ambos pies, esto se convierte en una base fundamental que no podemos ignorar.


DESVENTAJAS DE ENTRENAR SIN CALZADO

No es una desventaja como tal, pero es un apunte a tener en cuenta, y es que si eres una persona que no está acostumbrada a entrenar sin zapatillas y de golpe dedicas un gran volumen del entrenamiento a moverte barefoot, es posible que notes cierta sobrecarga, sobre todo en la musculatura que suele acortarse por el uso de calzado, como puede ser soleo, gemelos o isquiotibiales. Por eso es recomendable realizar una transición progresiva para acostumbrar la musculatura a los nuevos estímulos que, por muy naturales que sean, hemos olvidado con el tiempo y el uso de calzado convencional.


Otro apunte a considerar es que si eres una persona con grandes limitaciones de movilidad en articulaciones como el tobillo, la rodilla o la cadera, entrenar descalzo puede aflorar estas limitaciones de movilidad y dificultar el movimiento, ya que el calzado compensaba estas limitaciones. Esto no es un problema como tal, simplemente pone bajo el foco un problema que ya existía. Simplemente quiere decir que has de tenerlo en cuenta, realizar la transición de manera progresiva y, obviamente, trabajar la movilidad de las zonas con menos rango de movimiento para recuperar tus capacidades tanto como sea posible. En mi canal de youtube encontrarás un montón de ejercicios para tener una rutina sencilla y hacer esta transición de manera más sencilla 😊 Por otro lado, al ganar más propicepción, también es posible que te ayude a ganar más conciencia sobre tu calidad de movimiento y mejorar la técnica gracias a entrenar descalzo 😉


La tercera desventaja que se me ocurre, por llamarlo de alguna manera, es que te estés preparando para una prueba o competición en la que vayas a competir con zapatillas. En este caso, pueden existir diferencias en cuanto a la mecánica, por lo que comentaba en el punto anterior, por lo que toda prueba específica que requiera un calzado específico te recomiendo que lo prepares con ese calzado.


MI CONCLUSIÓN SOBRE EL ENTRENAMIENTO BAREFOOT

Desde mi punto de vista, entrenar descalzo es realmente positivo para mejorar las capacidades de nuestro cuerpo y mejorar la mecánica de movimiento. Obviamente, creo que, como todo, considero que debe adaptarse a cada persona, a sus necesidades y objetivos, y que existe cierta flexibilidad a la hora de entrenar barefoot: hacer algunos ejercicios descalzos, otros con calzado minimalista o zapatillas barefoot y otros con zapatillas de ciertas características. Al fin y al cabo, cada persona busca si fórmula.


Por ejemplo, para mí es importante realizar el trabajo de movilidad descalza y así lo hago, igual que el entrenamiento accesorio. En cambio, utilizo calzado para la cuerda o una sentadilla.


¿Alguna vez has hecho el entrenamiento sin calzado? Cuéntanos en los comentarios del video qué te ha ido bien y qué no, seguro que tu experiencia puede ayudar a otras muchas personas 😊




1515 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page