top of page

¿Qué es la propiocepción? Neurología aplicada al movimiento

Necesitas conocer este concepto antes de comenzar a trabajar tu entrenamiento como atleta o como profesional. ¡Empecemos por el principio! 😊

Este es un breve extracto de mi formación Physiowods Nivel 1, una certificación dirigida a entrenadores y fisioterapeutas que están comprometidas con la salud de tus clientes y pacientes 😉


En el módulo 4 de Physiowods Nivel 1 nos adentramos en el conocimiento neurológico relacionado con el movimiento. Para ayudar a una persona en su rehabilitación o incluso en su rendimiento deportivo, necesitamos tener conocimientos básicos sobre el Sistema Nervioso (SN) y su funcionamiento.


La propiocepción es la base que nos permite construir el resto de áreas como la fuerza, la estabilidad, el aprendizaje motor o el control motor.


El SN recibe información aferente desde el exterior (imágenes, sonidos, presión, temperatura, dolor, etc.). La propiocepción se refiere a la información aferente del propio cuerpo. A través de la propiocepción, el Sistema Nervioso tiene sentido de la posición de nuestro cuerpo, la velocidad a la que nos movemos, y por lo tanto es capaz de controlar la fuerza que produce y el movimiento del cuerpo.


Si te interesa lo que dicen los estudios científicos sobre la propiocepción, te dejo el enlace en las notas del módulo dentro de la formación.


En definitiva, la propiocepción hace referencia a la sensibilidad o a la información que tu cuerpo está recibiendo de sí mismo: cómo es la postura, cómo se ubica el cuerpo en el espacio, cómo de contraídos están los músculos, etc.


La propiocepción es nuestro sexto sentido. Esto ocurre a través de todos los mecanorreceptores localizados en los tejidos más superficiales y en los tejidos más profundos.


Como puedes concluir, la calidad de nuestra propiocepción es determinante en la calidad del movimiento, control motor, etc. Si nuestra propiocepción es limitada, será muy difícil trabajar la activación muscular o la técnica de movimiento.


Esto es habitual en casos de lesión de ligamentos o tendones, por ejemplo, para conseguir una rehabilitación completa. De hecho, es habitual la omisión del trabajo de propiocepción en las rehabilitaciones y esto supone una pérdida de las capacidades de la zona dañada a medio y largo plazo, y es que si no reeducamos la articulación, es probable que la lesión vuelva a aparecer más adelante, como ocurre en los esguinces o luxaciones.


Por lo tanto, trabajar y mejorar la propiocepción será el primer paso a la hora de mejorar el movimiento. Esto podemos conseguirlo a través de diferentes herramientas y ejercicios, como te explico en los siguientes módulos, cuando trabajamos las sesiones de movilidad enfocadas en cada zona del cuerpo o articulación, así como en el módulo de Programación de Movilidad.


La propiocepción es fundamental para conseguir coordinación en el movimiento y que nuestro sistema músculo-esquelético trabaje de la mejor manera.

Si eres profesional de la salud y el deporte y quieres saber más sobre cómo mejorar la rehabilitación de tus pacientes o cómo ayudar a tus clientes a moverse mejor, te animo a certificarte en la formación Physiowods Nivel 1 donde trabajaremos la Neurología relacionada con el movimiento y te guiaré paso a paso para que aprendas a diseñar sesiones de movilidad efectivas.




176 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page